sábado, 27 de febrero de 2016

¿Y qué pasó?


Pues que pasé.

Pasó que hace cuatro meses borré todas las entradas del blog, publiqué una cargada de buenas intenciones y luego volví a exactamente el mismo estilo de vida que había estado llevando hasta ese día. Y desde entonces he engordado otro par de kilos, porque fuck healthy living.

Afortunadamente, eso cambia. Y cambia ya. Ahora sí, ha llegado la hora de ponerse en forma, y recuperar el control de mi propio cuerpo. De disfrutar haciendo ejercicio, y de hacerlo tanto como sea posible. De mirarme en el espejo y estar satisfecho con lo que veo.

"Joder, Loper, ya estás con la misma mierda de siempre", estarás pensando.

Pero no, esta vez va en serio.

¿Por qué digo eso? Pues porque ya estoy apuntado a un box de crossfit que tengo a diez minutos de casa. Porque ya he empezado a entrenar (levantándome a las cinco y media de la mañana para hacerlo, dicho sea de paso), empezando por dos días por semana, para no romperme demasiado pronto. Porque hoy mismo he revisado y puesto a punto la bicicleta para empezar a ir de nuevo a trabajar pedaleando cada día. Porque dentro de una semana defiendo la tesis, por lo que me quitaré un lastre mental descomunal. Y porque ya estoy HARTO de fallar miserablemente.

Tengo un objetivo. Tengo un plan para llevarlo a cabo. Y en vez de decir "mañana lo empiezo", el plan lleva ya dos semanas rodando.

La Operación Bikini está en marcha. Y sí, son los padres.

Let's roll.